Jarras de Cerveza

Si quieres considerarte un buen amante de la cerveza debes conocer cada detalle de ellas; composición, tipos de fermentación, estilos de preparación e incluso los recipientes o jarras tradicionales donde se suele servir.

Al igual que en química, sus recipientes, pipetas y diferentes envases son importantes a la hora de mantener su sabor para nuestro deleite. Anteriormente ya hemos mencionado en otros artículos de elaboración la importancia de el proceso de envasado. A medida que las cerveceras avanzan y experimentan, se han dado cuenta que la botella es más importante de lo que se pensaba; su color, tamaño e incluso forma pueden influir enormemente en el sabor, su temperatura y en otros varios aspectos importantes.

Su forma, tamaño y cristal no son coincidencias

Por supuesto, al momento de pedir tu cerveza en un bar o cervecería, ellos deben ser conscientes de lo que necesitas realmente. Si pides una gran jarra de cerveza deberían darte una que gracias a su tamaño; forma y color mantenga la temperatura adecuada para que dure lo que deba durar en tu mesa; todo esto sin presentar cambios en su composición, sabor e incluso la presencia de su espuma.

Sabemos entonces que, por ejemplo en España, el vaso tradicional que muchos conocen es el llamado Pinta. Es conocido como uno de los vasos más populares en muchos bares alrededor de este país. A pesar de que existe una gran cantidad y una diversidad de vasos casi incontables, es el vaso que más se usa. Pero no es casualidad que esto sea así.

Todo un arte cervecero detrás

El vaso que se elige para la entrega al cliente no es simplemente un vaso o un recipiente; detrás de esto contiene al menos un mínimo estudio de las propiedades de la cerveza que consumirás, su estado, su composición, temperatura, nivel de fermentación, entre muchos otros aspectos que se toman en cuenta al momento de servir a tu mesa. Es por esto que muchos amantes de la cerveza afirman que esta bebida, desde su primer proceso de maceración hasta el primer sorbo de la espuma es arte puro; y tienen razón.

Desde que la cerveza está en la mente del cervecero hasta que sus labios tocan esta espumosa bebida, en esencia, es un arte que muchos no aprecian en su totalidad. Esto se debe al proceso que requiere de precisión casi quirúrgica para que la cerveza esté en su mejor punto; un mínimo error y cambia totalmente su sabor y composición. Es por ello que todo es cosa de jugar y experimentar, filosóficamente hablando, es un símil de la vida misma.

Delicadamente elegido para cada cerveza

El vaso es conocido como un mecanismo de entrega al consumidor, en cargado de resaltar los sabores, colores y aromas únicos de cualquiera que sea la cerveza que vayas a consumir. ¿Sabías que incluso el tipo de vidrio que se emplee para tu jarra puede hacer la diferencia entre una excelente experiencia y una poco amistosa para ti? Hasta esos mínimos detalles hacen la diferencia. Incluso ha ocurrido que al momento de catar una nueva cerveza, si no te gusta puede que no sea por la cerveza en sí misma, si no por el recipiente en el que la han servido para ti; todo por usar la copa equivocada.

Aquí te enseñamos algunas de las copas, jarras y recipientes más usados y más importantes para tu experiencia con la cerveza:

El típico Shaker o Pinta

Justo acabamos de nombrar este vaso. El Shaker o vaso de pinta tiene varios subtipos, pero el que la mayoría conoce y del que hablaremos en este momento es el estadounidense; el más común para la cerveza. Es llamado cristal shaker o American Pint Glass; es de forma cilíndrica y a la vez en forma de cono inverso; en otras palabras, a medida que sube se ensancha. Por lo general contiene 475ml y es común utilizarlo en cervezas tipo ale o lager. Pocas veces se usa con cervezas estilo stout o porters.

Otro subtipo de este vaso es el inglés Pinta Imperial o Nonic. Es bastante parecido al American Pint Glass, a diferencia que tiene un pequeño labio en la parte superior y puede contener aproximadamente 590ml. En este vaso se suele beber con frecuencia cervezas tipo ale o cervezas inglesas.

En cuanto a la cristalería; su vidrio es fácil de fabricar y no suele tener tanto trabajo como otros cristales. Es uno de los vasos más conocidos en las barras, ya que es el más fácil de emplear, limpiar y apilar.

Jarra tradicional de cerveza

Por supuesto, no podía faltar la típica jarra de cerveza que todos conocemos. No está demás decir que es amada por muchos no sólo por su forma y comodidad, sino por su amplio tamaño. Al ser increíblemente robusta, puede almacenar grandes cantidades de cerveza. Tiene sus inicios en Inglaterra, y es muy común allí, en Estados Unidos y por supuesto que Alemania.

No podemos decir cuanto almacena realmente una jarra de cerveza, porque la cantidad de tamaños varía enormemente, tanto que no tenemos un promedio más o menos exacto. Su forma es ancha, cilíndrica y con una gran asa a un lado. Su cristal suele ser muy grueso para evitar que tu cerveza se caliente rápido. Es evidente que mientras más cerveza tengas en tus manos querrás que se mantenga a la misma temperatura a medida que la estás bebiendo, es por eso que es uno de los recipientes tradicionales de cerveza más usados hasta el momento.

Jarra Stein

Suele ser confundida con la jarra tradicional, pero tienen sus diferencias en cuanto a diseño y forma. Las Jarras Stein contienen una tapa con bisagras y una pequeña palanca para abrirla con facilidad. Por lo general suelen estar hechas de materiales muy diferentes, como porcelana, peltre, gres o plata. Te brinda una experiencia muy diferente al momento de probar tu cerveza favorita. Stein es una abreviación de Steinzeugkrug; la palabra Alemana para referirnos a jarra de cerveza o jarra de gres.

Su historia proviene desde los años de la peste bubónica, donde se creía que una jarra con una tapa era mucho más higiénica y por lo tanto, más aclamada para aquellos tiempos donde la salud era la preocupación de muchos.

Vaso Pilsner

Un vaso bastante parecido al Shaker, a diferencia que es más alto, delgado y con poca curvatura a medida que sube. El cristal que se suele utilizar en estos vasos se llama vidrio pilsner; utilizado especialmente para las cervezas ligeras. Al ser más delgados que un vaso de pinta, contienen menos cerveza que este. Su diseño delgado y transparente permite apreciar mejor los colores, y las burbujas de la carbonatación de la cerveza. Toda una obra de arte para tus ojos y paladar.

 

 

 

 

 

Autor entrada: Viriak

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *