Cerveza Corona

¿Alguna vez has probado la cerveza Corona?

Su historia inicia el 8 de marzo de 1922; un grupo de inmigrantes españoles decide comenzar a construir la llamada para aquel entonces ” Cervecería Modelo S.A.”. Este proceso se lleva a cabo hasta finalizar en 1925; mientras que al mismo tiempo el grupo cervecero más joven de México; el Grupo Modelo. Dirigido por Braulio Iriarte como presidente y por Francisco Cilveti. Para entonces su objetivo fundamental era posicionar su marca de cerveza en toda ciudad de México y lugares cercanos.

Ya en 1926, una de las primeras marcas producidas en la nueva cervecería fue Cerveza Modelo, un mes después nace la Cerveza Corona. Se dice que el logotipo de la Cerveza Corona fue inspirado en la corona que adorna la catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, en la ciudad de Puerto Vallarta.

Comenzando sus operaciones, Modelo utilizaba, para hacer su producto, materias primas como lúpulo bohemia y Saaz, mientras que todo lo que hacía referencia a las maltas venía exportado directamente desde Alemania y algunas desde EEUU.

Conoce a Pablo Diez Fernandez

Para entender mejor de qué va esta historia debemos saber quien fue Pablo Diez Fernandez. Nacido en León, España era conocido por ser el primer vocal dentro del Consejo de Administración de Cervecería Modelo. Pablo inicia su trayectoria como muchos han comenzado; desde los puestos más modestos y humildes a partir de una pequeña hacienda. Se dice que fue ayudante de contabilidad y comenzó su primera actividad social-mercantil junto con el dueño de la famosa panadería “La Primavera”. Posteriormente se convierte en el propietario de la misma.

Ya en 1926, la fábrica inicia haciendo las primeras cervezas Corona en su primera presentación de cuartos de botella. En aquel entonces se pensaba sustituir la actual y tradicional botella transparente por una de color marrón para mantener la forma de sus aromas y sabores dentro. Al cambiar el diseño de la botella, esta no fue muy bien recibida por parte de los consumidores, así que se dejó tal como estaba antes por asuntos relacionados con ventas y estrategias de mercadeo.

Ya en 1930, Pablo Diez Fernández se convierte en Director General de la cervecería Modelo. Gracias a este logro, Pablo lleva a cabo los grandes cambios de ampliación que se inauguraron en el mes de Marzo de 1931. Estos cambios hechos por Pablo convirtieron a la cervecería Modelo en la más grande, moderna y de mayor capacidad de todo México.

El panorama económico se debilita

Sabemos que existió un período bastante difícil dentro del panorama económico de las cervecerías. Todo debido a la recesión económica y las nuevas políticas fiscales que en aquel entonces se implementaron. Cervecería Modelo tuvo que realizar varios ajustes en cuanto a personal y personal directivo; lo que lleva a la sucesión de su primer presidente, Braulio Iriarte.

En 1932 fallece Iriarte dejando herederos. Todos ellos, incluyendo su primer hijo; Fernando,  vendieron su participación dentro de la empresa a Pablo Diez y Martín Oyamburu, un negociante proveniente de la industria de leche.

Pablo Diez aprovecha para demostrar sus habilidades de negociación y administración que hicieron que la Cervecería Modelo alcanzara el éxito que sostenía para aquel momento. Gracias a estos esfuerzos, Cervecería Modelo fue salvada de la bancarrota que casi acaba con los sueños de Diez.

Diez y Oyamburu convirtieron a Cerveza Corona, al menos unos diez años antes de su lanzamiento oficial, en la cerveza con más alta demanda y ventas de todo México. Años después, Diez y Oyamburu hicieron un acuerdo en el que establecieron un plazo para acreditar la capacidad y disponibilidad de todos los recursos para que uno de ellos pudiera adquirir las acciones del otro, en otras palabras, buscaban la manera de que existiera un único propietario.

Diez tenía un As bajo la manga.

Diez pide un préstamo al Banco Nacional de México, y se convierte en el único dueño de Cervecería Modelo. Diez fue muy rápido en cuanto a conseguir el dinero para esto ya que él sabía perfectamente bien que Oyamburu contaba con grandes cantidades de dinero que podía utilizar para quedarse con Cervecería Modelo. Esto lo impulsó a moverse rápidamente y obtener la mayor ventaja posible.

Diez muere 36 años después siendo el socio mayoritario en cuanto a acciones a partir de 1936. En 1937, la estrategia del Grupo Modelo cambia. Ahora basándose en posicionar su marca mostrando la calidad de su producto; creando la esencia de una marca refinada y sociable. Esta nueva estrategia la diferencia a sobremanera de su competencia, el pulque, una bebida fermentada extraída directamente de la planta maguey.

Comienza una revolución publicitaria

En 1940, Cerveza Corona decide comenzar a movilizar sus estrategias de marketing innovando y se convierte en la primera cerveza en imprimir su nombre directamente en la botella; una estrategia que daba mucho de que hablar. Esta nueva forma de marketing hacía notar que era una marca realmente refinada y que cuidaba cada detalle; desde su elaboración hasta la entrega al consumidor en botellas con su nombre.

Aprovechando el impacto de la estrategia de impresión, Corona aprovecha para relanzar su producto al mercado con el nombre de “Corona Extra”. Justo allí comienza un nuevo imperio de marketing para esta reconocida marca de cervezas.

Publicidad en radio y televisión

Cervecería Modelo y cerveza Corona inician sus primeras estrategias de marketing desde publicidad radiofónica y posteriormente televisiva; donde se comprometían con marcas y eventos deportivos como el béisbol, el fútbol, la lucha libre, entre otros famosos deportes.

En los años 30, uno de los éxitos de marketing que obtuvo Corona fue gracias su radionovela titulada “¡Ahí viene Martín Corona!” protagonizada por el actor mexicano Pedro Infante. Su éxito alcanzó tal fama, que posteriormente se realizaron presentaciones abiertas en teatro. Por último obtuvo una adaptación cinematográfica en el año 1951; también con Pedro Infante pero esta vez con Sara Montiel en uno de los roles protagónicos más importantes.

Ya en 1989, Corona entra en el mercado de las cervezas ligeras con el lanzamiento de su último producto; la Corona Light. En los 90′, la producción incrementó en un 75 por ciento, pasando de 19,62 millones de hectolitros elaborados el primer año de la década a 34,46 en 1997. Corona Extra se convirtió en la cerveza mexicana más vendida en el mundo, superando incluso a su competencia internacional, Heineken.

 

 

 

 

 

 

Autor entrada: Viriak

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *