Cerveza Casera

¿Alguna vez has pensado en crear tu propia cerveza casera?

Muchas personas han tenido la iniciativa de comenzar un proyecto pequeño de alguna cerveza hechos por ellos mismos, pero no muchos han logrado tener el éxito y la aceptación del público. Quizá te parezca una nimiedad comenzar a hacer tu propia cerveza, pero debemos ser visionarios e intentar no pensar lo que es, sino en lo que puede llegar a ser.

Y te preguntarás: «¿Por qué quiero hacer una cerveza casera si puedo ir al supermercado y comprar una?» Y tienes toda la razón. Cuando lo desees puedes acercarte a cualquier abasto, supermercado o bar para comprar una de esas típicas cervezas de marca que todos compran. El punto es ver tus esfuerzos desde el punto de vista productor y no desde el consumidor.

¿Qué puedes perder si comienzas a hacer tu propia cerveza artesanal casera?

¿Dinero, credibilidad, que hablen de ti? Cosas banales que son recuperables. Ahora piensa… ¿Qué puedes ganar si tienes éxito? Un mundo de posibilidades, negocios, inversores, revistas, bares, publicidad, plantas nuevas, entre muchas otras cosas que quizá te impulsen motivacionalmente a comenzar tu propio proyecto.

Por supuesto, si quieres comenzar a elaborar tu propia cerveza artesanal, debes saber los ingredientes básicos o materia prima para crearla. Estos son:

• Cebada

•Agua

•Especie lúpulo

•Levadura

•Azúcar

Por supuesto, puedes agregar cualquier otro ingrediente que sea de tu agrado y que pienses que pueda ir bien con tu receta, todo es cosa de experimentar y probar hasta conseguir el sabor y consistencia deseada.

El proceso de elaboración

Luego de tener todos los ingredientes que necesitas, puedes iniciar el proceso de elaboración.

  • Inicia con el Malteado: Debes hacer que la cebada atraviese un proceso de fermentación que dure unos cuantos días, te toca a ti jugar con el número de días para saber cual es la que más te conviene. Luego de que los granos se encuentren fermentados, debes lavarlos al menos unas dos veces para llevarlos al horno y tostarlos entre 150 y 200 centígrados. Es este el proceso que mostrará y determinará el color de la cerveza.

 

  • Continúa con la Maceración: Cuando tengas los granos de cebada ya tostados y germinados procederás a triturarlos con una licuadora o procesador agregando agua potable que esté a una temperatura de más o menos 62-72 centígrados. Procura que el agua que utilices no contenga cloro ni ninguna otra sustancia extraña que pueda dañar tu mezcla. Tu mezcla debe estar en continuo mezclado por al menos unos 90 minutos; como siempre, puedes variar en el tiempo dependiendo de tu gusto.

 

  • Ahora viene la Extracción del malteado: Deberás pasar el bagazo de la mezcla por un colador para separar el líquido restante. Le agregamos agua caliente a la masa que queda luego de colar el bagazo; esta agua es la responsable de darle el toque amargo que todos conocemos de la cerveza. Ahora el líquido que obtenemos luego de esta mezcla lo colocamos a hervir durante un aproximado de dos horas para luego agregarle poco a poco agua mineral.

Uno de los procesos más importantes

 

  • Seguimos con la Fermentación: Antes de agregar la levadura, debemos oxigenar el mostro. Para exo, existen varias técnicas de oxigenación como el splashing (atravsar el mostro salpicándolo en el fermentador) que te sirven para mejorar el proceso. Luego de anteriormente hervir toda nuestra mezcla, se deja en algún recipiente hermético a una temperatura entre 16 y 22 centígrados en el caso de ser tipo ale y en absoluta oscuridad. Por lo general, la fermentación dura entre 4 y 15 días.

 

  • Y por último, la Carbonatación y el Embotellamiento: Para finalizar nuestro proceso, debemos verificar la cantidad de burbujas que produzca nuestra mezcla sea meno, en ese momento es cuando se agrega el azúcar. Esperamos una media hora y luego la depositamos en envases de vidrios en algún lugar oscuro. Debes procurar que la temperatura no sea mayor a 18 centígrados ni menor de 14. Esperamos unas dos semanas tras finalizar nuestro proceso de carbonatación y nuestra cerveza artesanal casera ya estaría lista para probar. Se recomienda que las botellas donde se van almacenar las cervezas sean de color marrón, que sean opacas u oscuras. Algo excelente y que te conviene muchísimo es que existen métodos para la reutilización de dichas botellas, para que no tengas que desechas cada vez que te acabas una cerveza.

Juega con tus recetas propias

 

Te recomendamos que si quieres experimentar tus propias recetas, tomes nota de todo con el mayor detalle posible para que puedas mejorar y/o alterar tu propia receta con más precisión.

Si quieres ir más allá, puedes comenzar pensando en un bueno nombre que creas que represente a tu cerveza. Es recomendable, en términos de marketing, pensar en nombres que cuenten una historia; más adelante, cuando tu marca tenga el éxito que merece, lo agradecerás.

Comparte tu creación

Si quieres ir más en serio, te recomendamos hacer que tus conocidos más experimentados prueben tu cerveza para generar un feedback sobre que puedes agregar o quitar para mejorar tu producto. Si tiene una buena recepción por parte ellos, colócale un nombre y una etiqueta a tu cerveza. A medida que hagas más y más cerveza, ve jugando con las cantidades, los métodos y la materia prima para que obtengas sabores nuevos y variados; quizá alguno de ellos termine siendo un éxito mundial.

Piensa en que todas o la mayoría de las marcas de cervezas en el mundo comenzaron como tú. Partiendo de una idea pequeña. Con el tiempo aprendieron que crear algo tan trascendental como una pequeña idea escalable, puede cambiar totalmente tu futuro.

No eres el primero ni el último

Marcas de cerveza como La Virgen, Heineken, Guinness, Corona y muchas otras empezaron desde una idea. Invirtieron un poco, arriesgaron, mejoraron su producto, aplicaron nuevas estrategias, alcanzaron nuevos estándares, nuevos horizontes y se superaron para lograr lo que hoy día son. Te invitamos a leer sus historias en otracerveza.org

Por otro lado, si sólo quieres mantenerlo como hobbie también es válido. Puedes llevar tu cerveza artesanal a reuniones privadas entre familiares y/o amigos para pasar un buen rato.

Tal y como habíamos dicho antes, no pienses desde un punto de vista consumidor. Piensa como productor, como inversor; sé visionario y conseguirás cualquier cosa que desees.

 

 

 

1 comentario en «Cerveza Casera»

  1. Pingback: ¿Cerveza artesanal? ¿Emprendimiento o amor al arte?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *